Breaking News
Loading...
martes, 10 de febrero de 2015


Tus lágrimas fluían (tal vez con algún moco)
cuando se murió Chávez, igual que el Orinoco.

Tus poses en las fotos, tan cuquis y tan monas,
abundan como el pródigo caudal del Amazonas.

Escondes los encuentros que tienes con Lomana
lo mismo que se esconden las aguas del Guadiana.

Tu verbo, por redicho, por cursi y por repipi,
recuerda a los meandros del río Misisipi.

Tus dogmas ideológicos son género averiado
con las tonalidades del río Colorado.

Tus épicos embustes, en cambio, te diré
que son como avenidas del Ganges o el Yangtsé.

Y en fin, también tus cuentas, que es de lo que se trata,
parecen, en caudales, el Río de la Plata.



0 comentarios:

Publicar un comentario