Breaking News
Loading...
martes, 3 de marzo de 2015

LES MARCA LA AGENDA

Iglesias y los tenores de Podemos pagan caro sus periplos venezolanos

La cúpula de Podemos intenta  pasar de puntillas sobre sus labores en Venezuela ahora que la situación es penosa



Las vinculaciones de varios dirigentes del partido con el Gobierno de Caracas siguen pasando factura después de que la formación atravesara su primera gran crisis a consecuencia de ello. 

Venezuela, una vez más, marca la agenda política de Podemos. Las vinculaciones de algunos de los principales dirigentes de la formación con el Gobierno venezolano en calidad de asesores en el pasado vuelven a azotarles como consecuencia de la situación interna del país hispanoamericano. 

Para la oposición venezolana, Podemos es hijo del Ejecutivo bolivariano y, como tal, sirve como ariete contra Nicolás Maduro. A su vez, el tremendo clima político y económico que se respira en Venezuela ejerce un desgaste contra la cúpula de Podemos, a la que algunos reprochan ya no sólo los supuestos pagos a través de la Fundación CEPS, sino dicha labor de asesoría a la vista de cómo se encuentra el país. 

Sin embargo, el embate, esta vez, puede ir más lejos, ya que la oposición venezolana asegura contar con documentación que prueba pagos de varios millones a dirigentes de Podemos por sus tareas. 

La formación de Iglesias, por su parte, se defiende argumentando que Caracas no ha financiado al partido y que, en todo caso, los pagos se realizaron a CEPS, que no tiene vinculación orgánica conPodemos, aunque sí personal a través de varios de sus líderes. 

Con esta situación, fuentes oficiosas de Podemos apuntan a que quien acusa es el responsable de probar las acusaciones y recuerdan que CEPS no es el partido.

Pero algunos puntos sí están claros. Por ejemplo, el interés que Pablo Iglesias y los suyos han despertado en Venezuela. El principal diario opositor, El Nacional, ha descrito las relaciones forjadas a través de CEPS con la dirigencia chavista por parte de Iñigo Errejón e Iglesias así como de Juan Carlos Monedero


Precisamente los problemas de Monedero con el fisco tienen que ver con sus trabajos para el Banco del ALBA. La crisis más fuerte que ha soportado el joven partido ha tenido su inicio en Venezuela. 

Y no hay que olvidar acusaciones como la formulada por el periodista Enrique Riobóo de que el número tres de Podemos hizo gestiones en Caracas para conseguir dinero con objeto de comprarCanal 33.

Un callejón de difícil salida

Es así como se comprende que Venezuela sea una migraña para Podemos. El propio Iglesias ha mantenido una postura ambigua sobre la situación actual del país durante mucho tiempo, esbozando una tímida crítica por la detención del alcalde de Caracas. Tan tímida que hasta el cantante Joaquín Sabina, que no pasa por ser un peligroso derechista, le exigió una condena firme de Maduro.

Incluso ciertos elogios de la actual dirigencia de Venezuela han sentado como un tiro entre algunos responsables de Podemos. Es poco conocido, por ejemplo, que Monedero, asesor del propioHugo Chávez y miembro del elitista Centro Internacional Miranda destinado a la formación ideológica del funcionariado, cayó en desgracia durante meses cuando osó mencionar que el personalismo del chavismo haría que éste se tambalease cuando faltase su creador.

El problema es que la realidad es tozuda. Mientras que a Podemos le interesa más el fenómenoSyriza -guardando ciertas precauciones por si acaso-, las imágenes de Monedero con brazalete venezolano o de Iglesias posando con uniformados en el Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia, son difíciles de ocultar. 

Para colmo, la situación venezolana no contribuye a olvidar aquellos tiempos, sino todo lo contrario: vuelve a traerlos una y otra vez. Y, a diferencia de Camilo José Cela, retribuido por el mandatario venezolano Marcos Pérez Jiménez con tres millones de pesetas de las de 1955 por su novela propagandística La catiraPodemos no es un escritor, sino un partido político que aspira al Gobierno.


0 comentarios:

Publicar un comentario