Breaking News
Loading...
miércoles, 18 de febrero de 2015


La fundación 'cantera' de Podemos captó fondos para programas en Cuba

JOAN ANTONI GUERRERO VALL | Barcelona 

Roberto Viciano, considerado figura clave en los lazos entre el partido español y el chavismo, dirigió e impartió cursos en universidades cubanas durante diez años.

La Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), cantera de los líderes del partido político español Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, mantuvo durante años vínculos con La Habana a través de programas universitarios y de cursos que su expresidente, Roberto Viciano, impartió en la Isla durante al menos una década.
Los líderes de Podemos, vinculados a diferentes gobiernos latinoamericanos del eje del ALBA, están inmersos en una polémica en España por sus actividades de "asesoría" para el Gobierno de Venezuela, especialmente. Según revelaciones periodísticas, algunos de sus miembros se habrían beneficiado de jugosos convenios acordados con Hugo Chávez.
Pero la Fundación, que apadrina a la mayoría de políticos del partido que en estos momentos lidera varias encuestas de intención de voto en España, también tiene vínculos con el régimen cubano. En algún artículo, miembros de CEPS hablan de la revolución cubana como el modelo agotado y fallido, que tuvo que ser reemplazado por el socialismo del siglo XXI como referente para la izquierda latinoamericana.
Los vínculos entre CEPS y La Habana permitieron conseguir fondos de instituciones públicas españolas para financiar proyectos de esta ONG política en la Isla, principalmente en las universidades de Camagüey y La Habana, según consta en la información pública de la fundación.
Los lazos entre la organización, actualmente en el ojo del huracán en España por sus vínculos con el chavismo, y Cuba permitieron, entre otras cosas, destinar dinero de la Universidad de Valencia para lanzar una publicación de la oficialista Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en la Universidad de La Habana.
El último programa cubano de la Fundación CEPS del que consta información en su web se refiere a la segunda fase de un proyecto que culminó en febrero de 2007. Bajo el título "Programa de especialización en el ámbito jurídico-público en la República de Cuba", se le otorgó para esta segunda fase 12.600 euros, de acuerdo con el Boletín Oficial del Estado (BOE).
La Universidad de Valencia, de la que el presidente de CEPS es catedrático, aparece también como base fundamental para la financiación de los programas educativos de esta Fundación en la Isla. 
Esta universidad financió al menos durante tres cursos, de 1999 a 2002, un programa de doctorado en Derecho impartido en la Universidad de Camagüey, que dirigió el mismo Roberto Viciano.
En 1999, también a cargo de la Universidad de Valencia, se financió una maestría en Derecho Privado impartida en la Universidad de La Habana, con unos cursos de postgrado que impartió también Viciano.
Entre 1996 y 1998, el presidente de la Fundación volvió a dirigir un programa de doctorado en Derecho en la Universidad de La Habana. Los cursos fueron financiados de nuevo por la universidad valenciana.
Este centro universitario público español también contribuyó económicamente en el curso 1998-1999 a la creación de una publicación periódica de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Universidad de La Habana. La financiación la facilitó, en concreto, el vicerrectorado de estudiantes de la Universidad de Valencia.
Aparte de su actividad docente en Cuba, a lo largo de estos años Viciano hizo trabajos de consultoría para los gobiernos de Venezuela, Bolivia o Ecuador. También estuvo en conversaciones con Manuel Zelaya, de Honduras, antes del golpe de Estado que lo apartó de escena.
Viciano es autor de libros como El sistema político en la Constitución Bolivariana de Venezuela, y promotor de publicaciones conjuntas como Cataluña y el país valenciano frente a la Revolución Bolivariana.
Aparicio Caicedo, un analista sobre derecho internacional, ha escrito sobre Viciano que el profesor "ha sabido posicionarse en su nicho de mercado (mandatarios populistas latinoamericanos) y se ha hecho con una importante cartera de clientes (Chávez, Evo, Ortega, Correa y Humala)".
Caicedo afirmó, en un artículo en 2009, "que CEPS no malbarata sus servicios" y reveló que "solo el Gobierno ecuatoriano desembolsó más de 120.000 dólares para pago de honorarios y viático" a Viciano como retribución "a su patrocinio intelectual durante la Asamblea Constituyente celebrada durante 2008". 
En la órbita castrista
La vinculación cubana de la Fundación CEPS incluye también la organización de conferencias y eventos relacionados con instituciones bajo control castrista y la colaboración con asociaciones españolas de apoyo al régimen cubano. 
Uno de sus integrantes, Juan Carlos Monedero, miembro de la cúpula de Podemos,  acudió en 2010 a programas de televisión para defender posturas relativistas sobre el régimen cubano, en ocasión del escándalo internacional por la muerte por huelga de hambre de Orlando Zapata Tamayo. Monedero enfrenta actualmente problemas por denuncias en España por presunto fraude fiscal con dinero que cobró del Gobierno chavista.
Otro de los consultores de CEPS, Íñigo Errejón, miembro también de la cúpula de Podemos, ha sido entrevistado en Cubainformación, un medio procastrista que opera desde el País Vasco y que ataca sistemáticamente a la oposición cubana. En sus intervenciones en este medio, Errejón defendió la tarea propagandística que lleva a cabo alegando que es una alternativa a la información de los grandes medios.
Iglesias encuentra poco "erótica" la revolución cubana actual
Por su parte, el principal líder de Podemos, y antiguo consultor de CEPS, Pablo Iglesias, arrojó sus comentarios sobre la revolución cubana en una entrevista en el portal procastrista Cubainformación. Entrevistado allí en 2013, señaló que Cuba "no forma parte de la última ola de procesos transformadores de América Latina" y que el proceso debe "reinventarse" para seguir "siendo una referencia para la izquierda". 
Iglesias dijo en ese momento que, después de la caída del Muro de Berlín, Cuba se situó en una "encrucijada histórica" que la hace "menos erótica" para la izquierda mundial. "Incluso el envejecimiento de los líderes cubanos contribuye a la deserotización del proceso y eso es terrible; no es lo mismo Fidel en los años 70 u 80, que ahora, envejecido, como una metáfora terrible del envejecimiento de un proceso muy valioso y que ha sido referencia fundamental". 
Para Iglesias, "toca ahora imaginar una revolución cubana posterior a las biografías de sus protagonistas para que siga siendo una referencia de emancipación".

0 comentarios:

Publicar un comentario