Breaking News
Loading...
viernes, 6 de marzo de 2015

215 MILLONES DE EUROS EN RECETAS MÁGICAS


La asaltadora de rectorados de Podemos quiere expropiar fincas para dar casas para todos


Teresa Rodríguez también propone un 'código deontológico' para controlar a los periodistas


Javier Torres


Treinta recetas mágicas para aplicar en los 100 primeros días de gobierno en Andalucía. Es el compromiso al que ha llegado Podemos con sus militantes para gobernar la región históricamente más pobre de España.
Las medidas, respaldadas por 6.192 simpatizantes y cuyo coste es de 215 millones de euros, nacen con una vocación de carta de presentación para los partidos que pretendan pactar con la candidata Teresa Rodríguez.
Sustituir la hegemonía del PSOE en Andalucía es quizá el objetivo más difícil al que se ha enfrentado hasta el momento el partido de Pablo Iglesias. Nadie ha podido acabar con las más de tres décadas de gobierno ininterrumpido socialista en la región, ni siquiera el paro estructural, la crisis económica o el desplome interno que causó el fin del zapaterismo. --PROGRAMA DE PODEMOS ANDALUCIA--
Que Teresa Rodríguez haya elegido el velódromo de Dos Hermanas -santuario del socialismo andaluz- para el mitin de cierre de campaña es toda una declaración de intenciones.
La aspirante pretende tomar el palacio de San Telmo con mayor sutileza de la que demostró cuando ocupó el rectorado de la Universidad de Sevilla el 8 de febrero de 2002 junto a otros estudiantes en protesta por la reforma educativa LOU.
Entonces la jovencísima Teresa, de 20 años, y sus compañeros dejaron a su paso varias puertas del siglo XVIII destrozadas que motivaron la intervención de la policía dentro del campus.
Trece años después Rodríguez sueña con sentarse en el despacho presidencial en el imponente palacio -testigo de la pedida de mano de María de las Mercedes por parte de Alfonxo XII-, desde el que quiere acabar con los problemas de la sanidad andaluza y los desahucios, contener a los lobbys de presión y a las empresas, imponer la transparencia en su gobierno y acabar con la corrupción, que en Andalucía ya es parte del paisaje.
Un ‘código deontológico' para controlar a los periodistas
Una de las medidas que más llaman la atención es la Ley de Emergencias sobre los desahucios y la vivienda. Podemos propone la suspensión temporal de todos los desahucios, legalizar la ‘okupación' y abrir la posibilidad a la expropiación de fincas privadas.
Bajo la coartada del término "derechos humanos habitacionales" Rodríguez promete a todos los andaluces una vivienda gratuita junto a la provisión de los suministros básicos.
Es decir, que cualquier andaluz ya sabe que si deja de pagar su hipoteca o la renta del alquiler va a tener asegurado otro techo. ¿Así quién necesita contratar una hipoteca?
Además los okupas tendrán derechos sobre las casas en las que vivan mientras que los propietarios de viviendas vacías corren el riesgo de que alguien la ocupe y no haya forma de echarlos.
Son promesas que, como mínimo, colisionan frontalmente con el derecho a la propiedad privada reconocido en la Constitución española.
Si se aplica el programa al pie de la letra las fincas privadas también serán objeto de expropiación, en concreto las que no cumplan con la función social de la propiedad o estén infrautilizadas, términos cuanto menos ambiguos.
Además incluye integrar los fondos del Programa de Fomento de Empleo Agrario (PER) "dentro de las estrategias territoriales de creación de empleo, orientándolos principalmente a apoyar proyectos productivos de puesta en valor de recursos agrarios infrautilizados en fincas públicas o privadas que no cumplan con la función social de la propiedad".
El de la vivienda es el punto más radical del programa, cuya prioridad -dice Podemos- es poner todos los recursos de la Junta de Andalucía al objeto de proceder a la suspensión temporal de todos los desahucios y garantizar los suministros básicos a través de la aprobación de un 'plan ciudadano de rescate habitacional'.
Otro aspecto llamativo de las propuestas de Podemos es el que afecta a los medios de comunicación, a los que pretende controlar -públicos y privados- mediante un Código Deontológico Europeo de la Profesión Periodística.
Ahí no queda la cosa porque si Rodríguez llega al poder tiene intención de 'fortalecer' la televisión pública andaluza (RTVA) incluyendo el concepto de ‘audiencia social'. Entiende que así favorecerán un mejor reflejo de la sociedad andaluza. El canal autonómico estrenaría programas como La Junta pregunta, La Junta responde, Parlamento abierto y Agenda colaborativa.
Las empresas ofrecerán puestos de calidad sí o sí
El programa social de Rodríguez también resulta ambicioso con un plan de ayudas entre las que se encuentran el salario social o las incluidas en programas de dependencia.
Se establece que ningún cargo público en Andalucía cobre las dietas mientras no se cumplan los plazos de pago de las medidas que tienen que ver con la supervivencia de las personas.
Los recortes, según los planes de Teresa Rodríguez, serán para los políticos, cuyos sueldos no serán menores de 1.930 euros -tres veces el salario mínimo-, aunque serán similares a la nómina que recibían antes de entrar en política.
"Es un compromiso adquirido por los cargos de Podemos, que queremos implantar en la Administración", sentencia la candidata Rodríguez, que aboga por limitar a dos los mandatos para impedir la profesionalización de la política.
Por último, el capítulo respecto al empleo destaca por la obligación a las empresas a ofrecer puestos de trabajo de calidad. ¿Y cómo se hace eso? Podemos resolverá la cuestión mediante la creación de un Certificado de Solvencia Laboral, que impedirá a la administración andaluza trabajar con compañías que "no respeten los derechos de las personas trabajadoras o impongan condiciones precarias".
La campaña electoral ya ha comenzado en Andalucía. Teresa Rodríguez planteará una estrategia agresiva con la que espera arrastrar el voto de izquierdas. A ello le ayudarán Pablo Iglesias, que participará en sus mítines de Málaga, Cádiz y Sevilla, e Íñigo Errejón, que le echará un capote hasta en cuatro ocasiones.

0 comentarios:

Publicar un comentario