Breaking News
Loading...
jueves, 5 de marzo de 2015




Al líder de Podemos le comienza a incomodar que se le pregunte sobre el caso Monedero. Tanto, que esta mañana no ha escondido su enfado con el periodista Javier Gallego en una entrevista

IVÁN GIL

Pablo Iglesias le comienza a incomodar, y mucho, que se le pregunte sobre el caso Monedero. Tanto, que esta mañana ha perdido los papeles cuando el periodista Javier Gallego le planteó en su programa radiofónico, 'Carne Cruda', si el número tres de Podemos era “casta” por cobrar 425.000 euros en un año o si su actuación con Hacienda había sido honesta. La reacción del secretario general, acompañada de un nerviosismo reflejado en su acelerada respiración, no fue otra que devolver la pelota y poner en duda la propia honorabilidad del entrevistador por realizarle esta cuestión.
Sin esconder su evidente enfado, “claro que me enfado”, enfatizó, Pablo Iglesias reprochó que “me estás poniendo en cuestión la moralidad de Juan Carlos, está bien que preguntes sobre todo, pero me llama la atención lo que estás diciendo” y que una entrevista debía centrarse en “temas importantes”. Tras explicarle que no se trataba de juicios de valor, sino de meras preguntas relacionadas con la actualidad política concernientes a Podemos, la paternalista respuesta del líder de la formación no fue otra que “eso era lo que quería oír”.
Visiblemente dolido y sin esconder su sensación de haber sido traicionado, por la supuesta relación de cercanía con el entrevistador, con quien se había “intercambiado muchos Whatsapp”, añadió que “ya está bien de amparar las dudas sobre la honestidad de personas que han demostrado tener mucha más honestidad que toda la gente que ha mandado en este país”. Para enfangar todavía más su atípica salida de tono, recalcó: “disculpa que me enfade, pero si me enfado contigo es porque te tengo una consideración moral especial”.
Antes de zanjar la cuestión, para procurar que la entrevista no se encallase en cuestiones personales, el secretario general de Podemos defendió que su compañero de filas hubiese utilizado su dinero “no para vivir como un obispo, sino para financiar proyectos políticamente interesantes”, como por ejemplo el programa de debate ‘La Tuerka’. Una actitud que calificó de “admirable”. De hecho, el propio Pablo Iglesias también dona una parte de su sueldo como eurodiputado a la productora encargada de desarrollar el programa.
No cierra la puerta a un pacto con el PSOE
Podemos estaría dispuesto a dejar el gobierno en las manos del PP, pactando para ello con el PSOE, si este partido, al que siempre calificaron como casta, da "un giro de 180 grados”. Las últimas encuestas electorales del CIS para esta comunidad, que sitúan al partido de Susana Díaz como primera fuerza, pero alejada de la mayoría absoluta, seguida por los populares y Podemos en tercer lugar, sitúan al partido de Iglesias como bisagra. Su apoyo sería necesario para que los socialistas formasen gobierno.
Sobre el rechazo al pacto con la plataforma que lidera Tania Sánchez, Convocatoria por Madrid, para concurrir juntos a las elecciones autonómicas, se ha limitada a repetir que se presentarán con sus propias siglas, aunque recalcó la valía política de la exdiputada y algunos de sus compañeros de viaje. Aunque las negociaciones no están completamente rotas, el tiempo juego en contra y de producirse algún tipo de acuerdo tendría que cerrarse antes del lunes, cuando arrancan las primarias de Podemos.
El autoproclamado líder de la “oposición real” no quiso dar mucha cancha a Ciudadanos, y menos aún a la petición de un debate cara a cara televisado, como le ha pedido su líder Albert Rivera. Para Pablo Iglesias el único debate que interesaría a la ciudadanía sería entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y él. Ciudadanos no es para el secretario general un rival de peso para Podemos, a pesar del ascenso que reflejan las encuestas.

0 comentarios:

Publicar un comentario