Breaking News
Loading...
lunes, 22 de junio de 2015


Su horda ya está en ayuntamientos y CCAA

Pablo Iglesias, la coleta de Atila

La horda de Podemos, integrada por antisemitas, bárbaros sacrílegos, chistosos de cheka y patíbulo, bolleras confesas, comunistas, separatistas y republicanos, ya está en los ayuntamientos y en los gobiernos autonómicos. "¡Joder, qué tropa!", que diría Romanones.
Eduardo García Serrano

La horda de Podemos, por sí misma o enarbolando banderas de conveniencia, ha llegado al poder municipal y autonómico desde el motín, la algarada y la barricada callejera. Han pasado de la tumultuaria asamblea universitara de los zulos académicos de la extrema izquierda al escaño y la concejalía. Asaltan, sólo y exclusivamente, templos católicos en nombre de la libertad, la tolerancia y el feminismo. Con otras confesiones religiosas, en las que el feminismo no susurra ni en la intimidad de los gineceos y a los homosexuales los cuelgan de las grúas, no se atreven porque saben lo que se juegan: la vida. Por eso son muy valientes contra los católicos de plegaria, silencio y perdón, y extraordinariamente cobardes con los musulmanes que no toleran la blasfemia, ni el sacrilegio ni la profanación.

En sus tomas de posesión arrojan los Evangelios al suelo con violencia y con desprecio, como la niña de "El Exorcista", y se sientan con indolente desdén cuando suena el himno y se hiza la bandera de España. La Nación que les paga el salario que no merecen. Se proclaman, como quien lanza un desafío, bolleras y lesbianas, comunistas, separatistas y republicanos. Como si todas estas lindezas fueran un salvoconducto democrático y un plus de sabiduría para gobernar. Son la horda de Podemos ("¡joder, qué tropa!", que diría Romanones) que ha salido de las urnas para gobernar sin más experiencia que la bronca callejera y sin más discurso que la consigna patibularia. Bueno, pues con estos bueyes hay que arar... durante cuatro años. ¡Largo me lo fiáis!

Ni a Rita Maestre ni a Guillermo Zapata, ni a Alba López Mendiola ni a Beatriz Gimeno, Othar, el caballo de Atila los hubiera tolerado a lomos de su grupa por excesivamente bárbaros. Dicho sea en el sentido etimológico del término: el que aún está por civilizar. Las hustes del rey de los Hunos, incluidas sus monturas, eran más civilizadas que estos bárbaros de Podemos que escupen su odio rancio en tuiter y que, gracias a la democracia que quieren destruir, ya acampan en ayuntamientos y en parlamentos autonómicos. Se creen muy progresistas y son como Nerón asaltando capillas. Creen ser más libres quen los demás por exhibir como una condecoración su homosexualidad. Son más antisemitas que los nazis y los stalinistas y, como Himmler, Heydrich y Eichmann, se ríen de los seis millones de judíos reducidos a ceniza en el Holocausto. La broma patibularia de Zapata sobre las piernas de Irene Villa deja en mantillas al doctor Menguele y a sus experimentos con cobayas humanas en Auschwitz. La muerte de diseño chekista que le deseaban a Emilio Botín y a Gallardón está en los manuales de la KGB, de la Gestapo y de la Stasi.

Todos ellos son concejales y diputados de Podemos a banderas desplegadas o en franquicias solapadas, pero de Podemos. Atila llevaba coleta. Pablo Iglesias, también. Es más, por la barbarie de sus hordas, Pablo iglesias lleva hoy la coleta de Atila. Él fue el que invitó a "cazar fachas aplicándoles la justicia proletaria". Ya se ha abierto la veda.   

http://www.gaceta.es/noticias/pablo-iglesias-coleta-atila-19062015-1152

0 comentarios:

Publicar un comentario